La mayoría de los médicos nunca toman los medicamentos que prescriben. Por eso pueden ser ajenos a las consecuencias.

Aprenden en la escuela de medicina a prescribir este medicamento para ese problema. Y si esa píldora no funciona, se les ha enseñado a probar una diferente, o a agregar otra, o dos.

Somos como un conejillo de indias con estas combinaciones de pastillas hasta que el doctor reciba los números que quiere. Dos pastillas, tres pastillas, tal vez incluso 4 o 5 pastillas.

Y, sin embargo, la hipertensión no es causada por la falta de pastillas. Hay una razón por la que lo tienes, y lo más probable es que el problema subyacente se pueda corregir.

Eso es de lo que vamos a conversar hoy: cómo evitar ese problema de presión arterial, para que puedas salir de estas pastillas y sentirte bien de nuevo.

Pero primero, quiero que sepas que tus arterias no necesitan estar completamente obstruidas, o incluso medio obstruidas. Sólo un poco de placa en las arterias puede volverse inestable y peligrosa.

 

 

Verás, bajo presión constante, un pedazo de placa inestable puede romperse y correr río abajo…

Y si se aloja en una de las arterias principales que alimentan tu corazón, desencadenará un ataque cardíaco masivo. Y, trágicamente, para muchos el primer infarto es el último… Porque mata.

 

Un trozo de placa también puede viajar a una de las arterias carótidas, bloqueando el oxígeno que da vida al cerebro. Eso es un derrame cerebral.

 

Y no me malinterpretes… Sé que algunos medicamentos son realmente valiosos, como los antibióticos que matan infecciones mortales y los que usan en la sala de emergencias que salvan vidas. Pero la mayoría de las pastillas que te receta tu doctor no va a curar este padecimiento. Sólo tratan los síntomas. Y, para ser honesta (y esta es una opinión mía), han sido diseñados de esa manera para mantener las ganancias en marcha.

 

Piénsalo… ¿qué es mejor para los beneficios de la compañía farmacéutica? ¿Un medicamento que tomas durante dos semanas, o uno que tomas de por vida?

Para evitar eso… ¿no crees que sería mejor trabajar en elementos de manera natural en evitar que esa presión arterial suba en lugar de buscar una solución con pastillas cuando ya está alta?

Toma nota de estos consejos. Son sencillos, pero de llevarlos acabo notarás grandes diferencias en tu vida cotidiana y tu salud.

  • Deshacerte de algunas libras.

Si tienes sobrepeso, perder tan solo 10 libras puede reducir la presión arterial. También ayudará con la falta del sueño, cuando la respiración se detiene brevemente varias veces mientras duermes. (Puede aumentar la presión arterial y hacer que el corazón lata irregularmente.)

Disminuye esas libras lentamente con una mezcla constante de alimentación saludable y ejercicio. Revisa tus lecturas de peso regularmente en casa e intenta mantenerte en tu rango objetivo.

  • Mira lo que comes, los expertos le recomiendan:

– Omitir los alimentos ricos que tienen “fat trans” y grasas saturadas.

– Consumir frutas y verduras en tantos colores como sea posible.

– Enfócarte en los “granos enteros”, y mantenerte alejado de los alimentos procesados, especialmente los ricos en carbohidratos, azúcar, grasa, y sal.

– Controla la cantidad de alcohol que bebes. Mientras que las pequeñas cantidades pueden disminuir la presión arterial, grandes cantidades pueden tener el efecto contrario. No bebas más de una copa al día si eres mujer; dos o menos si eres un hombre.

– Ir despacio con la cafeína. Puede aumentar su presión arterial.

Y anota esto: Estas son las reglas básicas de un programa llamado DASH (Enfoques Dietéticos para Detener la Hipertensión). Es considerado por muchos como la mejor dieta cuando se trata de controlar y bajar la presión arterial.

  • Mantén el movimiento.

El ejercicio es el alma gemela de comer bien. Es más probable que pierdas peso si haces ejercicio y sigues una dieta saludable. Las recomendaciones oficiales requieren al menos media hora de ejercicio la mayoría de los días de la semana. Los efectos pueden ser dramáticos (pero para bien): Caídas de presión arterial de 4 a 9 puntos.

Recuerda que el ejercicio no es sólo ir al gimnasio. Puede ser jardinería, lavado del coche, o tareas domésticas. Pero las cosas que hacen que tu ritmo cardíaco se eleve – actividades aeróbicas – como caminar, bailar, trotar, montar en bicicleta, y nadar son lo mejor.

 

Como te habrás dado cuenta, estas recomendaciones no son nada del otro mundo, ni cosas que no hayas leído anteriormente…pero que si las tomas en serio pudrían darle un giro de 180 grados a tu salud y por tanto: tu vida.

 

No son complicadas, pero si requieren que pongas a trabajar tu fuerza de voluntad y tu perseverancia. Mantener una dieta sana se dice fácil, pero cuesta mucho trabajo mantenerlo…créeme que te entiendo. Pero recuerda que lo que seas capaz de hacer hoy es directamente proporcional al resultado que tendrás mañana…y tu familia se merece ese esfuerzo que hoy estas poniendo para sentirte mejor… ¡vale la pena!

 

Y no quisiera terminar sin antes dejarte algo que te va a ayudar muchísimo…para que el trabajo no se acabe cuando termines de leer este articulo me gustarías regalarte una Guía de 9 técnicas avanzadas para bajar la presión sin tomar medicamentos.

Esta guía fue diseñada y puesta en práctica con excelentes resultados por mi amigo y socio Yasser Lezcano, a quien, quizás como a ti, la hipertensión lo ha llevado a estar en un hospital delicado de salud. Es por eso estamos trabajando en cada vez llegar a más personas para contarles esta experiencia y que tengan los resultados satisfactorios que él ha tenido.

 

¡Que la disfrutes! Y si crees que este articulo te ha servido de de algo no olvides dejarme tu comentario debajo…y compartirlo con aquellas personas a las que le pueda ayudar.